Carta de un médico del Servicio de Neurología del Hospital de La Princesa (Madrid).

 

 
Carta de un médico del Servicio de Neurología del Hospital de La Princesa (Madrid).

Estimados periodistas,
Nos dirigimos a vosotros para denunciar el desmantelamiento del Hospital Universitario de La Princesa por parte de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.
En primer lugar queremos denunciar:
1. El señor Ignacio González ha mentido en su primera comparecencia pública. Ha dicho a los españoles que existe un plan para la “transformación” de nuestro hospital en un centro especializado en personas mayores. Los profesionales que allí trabajamos nos hemos enterado por la prensa. No existe dicho plan, nosotros estamos programando los tratamientos de los pacientes de los próximos meses. Pacientes que acuden de toda España para operarse por ejemplo de cirugía de la epilepsia del cual somos centro de referencia nacional.
2. Hemos acudido a la Consejería de Sanidad hoy, 1 de Noviembre a las 11:30 horas, para hablar con el Consejero de Sanidad, que daba la rueda de prensa para hacer público este plan a los medios. Hemos solicitado información para saber qué les decimos a nuestros pacientes y el señor Fernández-Lasquetty no nos ha recibido. No sólo no nos ha recibido sino que ha mandado al Director de Hospitales de Madrid, el señor Antonio Burgueño para hablar con nosotros mientras él salía por otra puerta.
3. El señor Burgueño nos ha demostrado que desconoce cómo se va a desmantelar nuestro hospital, que desconoce qué va a pasar con las 40 especialidades de prestigio de nuestro centro, que desconoce qué va a suceder con los alumnos de la Universidad Autónoma que vienen desde toda España a aprender a nuestro centro, que desconoce qué va a pasar a los Residentes, médicos con los primeros números de MIR que escogieron este hospital por ser uno de los mejores de España. La solución que nos ha ofrecido es denigrante y consiste en mantener reuniones diarias para ver cómo vamos desmantelándolo todo.
Nuestro hospital tiene 100 años de historia y un prestigio nacional e internacional ganado a pulso por equipos multidisciplinares sobradamente reconocidos.
Queremos denunciar que no se trata de un problema político contra el PP o el PSOE o cualquier partido. Lo que aquí está sucediendo es que de la crisis se está aprovechando una empresa privada que quiere quedarse con toda la gestión de la sanidad madrileña y ganar dinero con ello. Le han vendido eso a los políticos y ellos han debido de considerarlo lógico. Esto trasciende la política partidista.
Está en juego el futuro de nuestro sistema de salud. ¿Puede alguien explicarnos cómo es posible que hace 4 años se necesitasen 6 hospitales nuevos porque hacían mucha falta y hoy por la prensa los profesionales que os atendemos a todos cuando estáis enfermos nos enteramos de que son privados y que sobra un hospital público? ¿Que lo van a reconvertir y dejar un servicio sólo de personas mayores? Os puedo dar una pista sobre este punto y es que nuestro hospital no se puede vender y hacer un Corte Inglés porque el terreno está donado al Estado con la obligación de que sea un Hospital y por eso han buscado esa fórmula rara para no llamarlo geriátrico. La “especialización en personas mayores” que proponen, es un centro de “muerte digna” (para nosotros indigna). En nuestro hospital ya ofrecemos una atención especializada, no sólo a personas mayores, sino a toda nuestra área sanitaria de más de 500.000 personas, con 40 especialidades de verdad, de prestigio.
Os doy las gracias de antemano por escucharnos, yo he nacido en democracia y hoy he perdido la fe en los políticos.
Podéis citar mis palabras. Estoy a vuestra disposición para poder entrevistarnos y para poneros en contacto con todos los jefes de servicio.
Un cordial saludo, Álvaro.
Dr. Ximénez-Carrillo
Servicio de Neurología
Hospital Universitario de La Princesa , Madrid

Anuncios

Acerca de Entre Madrid y Cadiz

Me crie en una familia numerosa, soy la mayor de 9 hermanos; mi infancia ha sido muy significativa para mí por varias razones, fue una infancia feliz, rodeada de una familia extensa, con muchos primos, masculinos porque los más próximos por edad a mí, tanto de hermanos como primos son varones, chicas, las primas del Puerto, con mi primera hermana me llevo 5 años, de chica siempre deseaba que crecieran pronto para que jugaran conmigo al elástico y a la comba; para mí “las niñas” . Me crié en Madrid y siempre de niña tenía el trasiego entre Madrid y el Puerto, Como éramos familia numerosa, de 1ª grado, el tren entre las dos ciudades era barato, por lo que desde los 13 años he viajado sola mucho en “El rápido y el exprés”. Sobre esto tengo muchas historias de trenes que contar. Desde siempre “El sur” me ha llamado intensamente, pero también tengo que reconocer que no sería la misma si no hubiera vivido en la gran ciudad, que te aporta cantidad de experiencias, que yo contrastaba con las de el extremo sur de la península; veía sobre todo una gran diferencia, empezando por el carácter de mi padre que se había criado en el puerto, de madre portuguesa, la forma de entender la vida, pausada, de disfrute, sencilla y austera. la figura de mi padre me influyo poderosamente, me quedo con sus valores: La justicia, la honestidad, reírse de los puritanos, su valentía y sentido común, el recibió una educación clasista y timorata que se sentía más en el sur ,pues Madrid ofrecía una variedad de estilos y formas mucho menos encorsetadas. Según fui siendo consciente me hacía sentir triste la anomia de las grandes urbes, un sentimiento de soledad que acompaña a la muchedumbre en la gran ciudad, yo veía mucho más humano y amable la forma de vida en el sur y desde muy joven decidí vivir aquí, en el sur, criar a mis hijos en esta tierra; recuerdo claramente que no quería tener hijos en Madrid. Soy de la época de “La ciudad me mata” y ese era el sentimiento, controvertido porque la movida madrileña de los 80 me pillo en Madrid y eso fue impresionante, vivirlo fue como un fulgor en medio del gris predominante. Podría contar mucho y amenazo con hacerlo algún día pues esta época tiene mucha sustancia, fue un cambio radical desde una educación de elite franquista en un colegio de monjas>las Irlandesas de BVM> donde tuve de compañera a la esposa de nº ministro de justicia; el día del atentado de ETA a Carrero Blanco yo estaba en clase a menos de un kilometro del colegio de los Jesuitas a donde iban mis hermanos menores y donde cayó el coche que había volado por los aires, las monjas nos asustaron con aires de guerras pues mi compañera María del mar era hija de Utrera Molina que acompañaba a Carrero Blanco a misa. Recuerdo vivamente volver a casa antes de acabar el horario de clase, llorando, llevando a mis hermanas y primas de vuelta a casa, era la mayor.Nosotras solo sabíamos lo que nos contaban y el mundo estaba cambiando rápidamente.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s