VENDIENDO LA SALUD

 
En el año 2006 se celebró en Australia en primer congreso internacional sobre “invención/exageración de enfermedades” (disease mongering). En el año 2010 se celebró el Selling Sickness 2010 en Amsterdam. Este año, en febrero, se celebra el Selling Sickness 2013 en Washington
Me estoy leyendo el fantástico libro de David Healy, Pharmageddon. Healy es un clínico, investigador y profesor de psiquiatría de la universidad de Cardiff y un auténtico tormento para las multinacionales farmacéuticas que trabajan en el ámbito de la salud mental -probablemente, el área médica que, debido a sus peculiaridades, más ha sufrido los cambios epistemológicos que la mercantilización e industrialización de la atención sanitaria ha provocado en la visón clinica (clinical gaze)-
Su lectura es absolutamente necesaria y demoledora por su análisis de la corrupción sistémica de la investigación clínica y las guías de práctica clínica convertidas en vehículos para el marketing; de la MBE, las escalas o la cuantificación mediante técnicas diagnósticas son un auténtico Caballo de Troya que está acabando con la visión tradicional de la medicina como una profesión al servicio de los pacientes y la sociedad. Habla también de las dificultades de las mejores agencias de evaluación del mundo, como el NICE, para enfrentarse a las depuradas técnicas de marketing basadas en elegantes ensayos clínicos, fantásticos artículos made in gostwriting  y la manipulación/ocultación de los datos brutos de los ensayos.
Congresos como el de Washington suponen visibilizar el pensamiento crítico que todavía pervive en las barricadas de la medicina. Su manifiesto, su desesperada llamada a la acción, merece la pena ser difundida
Nos reunimos como investigadores, médicos, activistas, abogados, pacientes, cuidadores y periodistas profundamente preocupado por la creciente corrupción de la ciencia médica y la atención sanitaria.
Exigimos el fin de la invención/exageración de enfermedades promovida por la industria farmaceútica que manipula los problemas de salud y genera importantes daños mediante prácticas que llevan a medicalizar la vida normal y engañar a los profesionales y al público.
Sus imperativos comerciales están detrás de la corrupción de la investigación clínica y de las prácticas de marketing; del ocultamiento de los datos de los ensayos clínicos; de la invención de categorías diagnósticas; del fomento de cribados y tratamiento innecesarios; de la comercialización engañosa de los medicamentos; de los sesgos en las publicaciones científicas y de la relajación de los estándares de supervisión
Estamos alarmados por la forma como la educación profesional de pregrado y postgrado se basa cada vez más en “ciencia” no fiable, cuya principal finalidad es ampliar los mercados en lugar de difundir conocimiento válido o mejorar la salud individual o colectiva.
La práctica clínica manipulada y distorsionada por los intereses comerciales hace daño a los pacientes, desperdicia recursos públicos, genera ansiedad injustificada en relación con la salud, secuestra el mejor conocimiento, corroe el profesionalismo y expone a los pacientes a pruebas y tratamientos innecesarios, costosos y peligrosos.
Hacemos un llamamiento a un nuevo movimiento de alianzas y acciones para garantizar que:
1) se crean salvaguardas y garantías que generen un cortafuegos claro entre la industria y su influencia comercial, por un lado, y los reguladores de medicamentos y dispositivos tecnológicos, así como los autores de guias y protocolos clínicos, por el otro;
2) se prohibe la publicidad directa al consumidor de medicamentos y productos sanitarios bajo prescripción, creando programas eficaces de vigilancia;
3) los nuevos medicamentos, pruebas diagnósticas y dispositivos son probados, evaluados y comercializados exclusivamente considerando la seguridad del paciente, la integridad científica y la salud individual y pública;
4) los nuevos medicamentos son aprobados si demuestran ser mejor que el mejor tratamiento vigente, y se han testado en las poblaciones apropiadas;
5) los productos inseguros e ineficaces son rápidamente identificados, sus daños y deficiencias publicitados y, rápidamente, quedan fuera de uso;
6) todos los ensayos clínicos están registrados previamente y es posible el acceso a todos sus datos en bruto para que puedan existir análisis independientes;
7) el sistema de patentes para los medicamentos se reforma para que el beneficio comercial no prevalezca sobre el de los pacientes;
8) pacientes y consumidores de la atención sanitaria estén completamente informados y participen en las decisiones individuales de salud, así como en las prioridades de investigación, los diseño de la investigación y las políticas reguladoras;
9) los participantes de los ensayos clínicos tengan las protecciones adecuadas y estén totalmente compensados ​​por cualquier daño;
10) los periodistas puedan trabajar de manera independiente en la investigación de reclamaciones efectuadas por terceros y sean conscientes del daño que producen cuando colaboran en la diseminación de enfermedades inventadas y en actividades de promoción/sensibilización de enfermedades con fines comerciales;
11) los reguladores, la formación profesional y las guías de práctica clínica reconocen y tienen en cuenta a los grupos más marginados y desfavorecidos, más susceptibles y vulnerables a la explotación;
12) se prioriza la investigación y la difusión de acciones en salud no farmacológicas, la prevención de enfermedades e intervenciones centradas en la comunidad.
Estas reformas mejorarán sustancialmente la salud pública y la seguridad de los pacientes así como disminuirán las presiones económicas sobre los sistemas nacionales de salud
Creemos que la amenaza real y grave de las estrategias de invención/exageración de enfermedades promocionadas por la industria farmacéutica requiere de la acción conjunta y creativa de ciudadanos y profesionales.
Nos comprometemos a actuar, individual y colectivamente, para difundir e implementar las medidas contempladas en este manifiesto así como fomentar la generación de alianzas y el contacto de todas las personas e instituciones interesadas en cambiar el orden impuesto en la actualidad por la poderosa industria farmaceútica, tecnológica, cosmética, alimentaria o de aseguradoras privadas
Publicado 4 days ago por Image
Anuncios

Acerca de Entre Madrid y Cadiz

Me crie en una familia numerosa, soy la mayor de 9 hermanos; mi infancia ha sido muy significativa para mí por varias razones, fue una infancia feliz, rodeada de una familia extensa, con muchos primos, masculinos porque los más próximos por edad a mí, tanto de hermanos como primos son varones, chicas, las primas del Puerto, con mi primera hermana me llevo 5 años, de chica siempre deseaba que crecieran pronto para que jugaran conmigo al elástico y a la comba; para mí “las niñas” . Me crié en Madrid y siempre de niña tenía el trasiego entre Madrid y el Puerto, Como éramos familia numerosa, de 1ª grado, el tren entre las dos ciudades era barato, por lo que desde los 13 años he viajado sola mucho en “El rápido y el exprés”. Sobre esto tengo muchas historias de trenes que contar. Desde siempre “El sur” me ha llamado intensamente, pero también tengo que reconocer que no sería la misma si no hubiera vivido en la gran ciudad, que te aporta cantidad de experiencias, que yo contrastaba con las de el extremo sur de la península; veía sobre todo una gran diferencia, empezando por el carácter de mi padre que se había criado en el puerto, de madre portuguesa, la forma de entender la vida, pausada, de disfrute, sencilla y austera. la figura de mi padre me influyo poderosamente, me quedo con sus valores: La justicia, la honestidad, reírse de los puritanos, su valentía y sentido común, el recibió una educación clasista y timorata que se sentía más en el sur ,pues Madrid ofrecía una variedad de estilos y formas mucho menos encorsetadas. Según fui siendo consciente me hacía sentir triste la anomia de las grandes urbes, un sentimiento de soledad que acompaña a la muchedumbre en la gran ciudad, yo veía mucho más humano y amable la forma de vida en el sur y desde muy joven decidí vivir aquí, en el sur, criar a mis hijos en esta tierra; recuerdo claramente que no quería tener hijos en Madrid. Soy de la época de “La ciudad me mata” y ese era el sentimiento, controvertido porque la movida madrileña de los 80 me pillo en Madrid y eso fue impresionante, vivirlo fue como un fulgor en medio del gris predominante. Podría contar mucho y amenazo con hacerlo algún día pues esta época tiene mucha sustancia, fue un cambio radical desde una educación de elite franquista en un colegio de monjas>las Irlandesas de BVM> donde tuve de compañera a la esposa de nº ministro de justicia; el día del atentado de ETA a Carrero Blanco yo estaba en clase a menos de un kilometro del colegio de los Jesuitas a donde iban mis hermanos menores y donde cayó el coche que había volado por los aires, las monjas nos asustaron con aires de guerras pues mi compañera María del mar era hija de Utrera Molina que acompañaba a Carrero Blanco a misa. Recuerdo vivamente volver a casa antes de acabar el horario de clase, llorando, llevando a mis hermanas y primas de vuelta a casa, era la mayor.Nosotras solo sabíamos lo que nos contaban y el mundo estaba cambiando rápidamente.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s