Coop57, un ejemplo de banca ética en Andalucía.

Publicado el febrero 21, 2013 por fiarecyl

COOP57 es un ejemplo de cómo la banca ética se abre camino en Andalucía. Esta cooperativa de servicios financieros crece y se consolidad dando créditos a proyectos de economía socia y solidaria.

“La idea es simple. Se trata de poner tu dinero donde están tus ideas”, explica el responsable de Comunicación Óscar García Jurado desde Sevilla, ciudad en la que la cooperativa de servicios financieros COOP57 lleva funcionando desde 2008 y donde esta organización se ha expandido a las provincias de Cádiz, Granada, Córdoba y Málaga logrando financiar proyectos de economía social basados en la ética y la solidaridad. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com informa hoy sobre la expansión de este modelo diferente de banca.

UNA cooperativa de servicios financieros consiste en la unión de varias asociaciones que se alían con el objetivo de dar financiación a los socios que forman parte de la misma. El colectivo interesado en participar de esta forma de financiación tiene que suscribir el capital social de COOP57. Para ello, hay que pedir el ingreso en esta cooperativa y aportar un capital de 1.000 euros para pertenecer a la misma. Antes, la asociación que solicita el ingreso será evaluada por un comité para comprobar que los principios éticos y sociales por los que se rige son los adecuados. Una vez conseguido el visto bueno, la asociación puede solicitar financiación mediante la presentación de un proyecto que será debatido por un comité técnico.

DE forma paralela, COOP57 cuenta con los ingresos provenientes de las personas físicas que aportan parte de sus ahorros a la cooperativa, como si tratara de un banco normal. “La idea es simple. Se trata de poner tu dinero donde están tus ideas”, explica Oscar García Jurado, desde Sevilla, ciudad en la que esta cooperativa lleva funcionando desde 2008. El socio colaborador recibe un 2 por ciento de interés anual de los ahorros que confía a COOP57.

EL crecimiento experimentado por la cooperativa da fe de la consolidación del proyecto. Si en 2004 no se alcanzaba el millón de euros en préstamos concedidos, en 2010 esta cifra ya superaba los seis millones. De igual manera, las aportaciones de los socios en este periodo han pasado de 1,3 millones de euros a más de ocho millones.

ESTÁ visto que a la estela de la crisis económica y el cierre del grifo financiero de la banca tradicional, este modelo de financiación basado en trasladar los principios de la coherencia, la transparencia y la democracia a las empresas-colectivos de prestación de bienes y servicios está creciendo. En la provincia de Málaga, la asociación sin ánimo de lucro Eco-unión, o la Sociedad Agraria de Transformación (SAT) ‘Productos de la Cabra Malagueña’, ya se han interesado en formar parte de COOP57. Y otras experiencias similares en Córdoba, Granada y Cádiz se están involucrando en una cooperativa que consigue autofinanciar a sus socios.

 

COOP57 nace en Cataluña a raíz de la lucha de los trabajadores de la editorial Bruguera por conservar sus puestos de trabajo. Ahora hay delegaciones en Aragón, Andalucía, Galicia y Madrid.  En Andalucía se ha doblado la cantidad de préstamos concedidos. De los 213.023 euros concedidos en 2010 a los 409.198 euros de 2012. También han aumentado muy significativamente las aportaciones de los socios de 293.283 euros a 760.284 euros en este mismo periodo de dos años. Cifras considerables si tenemos en cuenta que esta iniciativa no tiene ninguna clase de inversión publicitaria y funciona al margen de las administraciones con métodos participativos y asamblearios.

MÁS información en http://www.coop57.coop/andalucia

Fuente: El Observador.

Anuncios

Acerca de Entre Madrid y Cadiz

Me crie en una familia numerosa, soy la mayor de 9 hermanos; mi infancia ha sido muy significativa para mí por varias razones, fue una infancia feliz, rodeada de una familia extensa, con muchos primos, masculinos porque los más próximos por edad a mí, tanto de hermanos como primos son varones, chicas, las primas del Puerto, con mi primera hermana me llevo 5 años, de chica siempre deseaba que crecieran pronto para que jugaran conmigo al elástico y a la comba; para mí “las niñas” . Me crié en Madrid y siempre de niña tenía el trasiego entre Madrid y el Puerto, Como éramos familia numerosa, de 1ª grado, el tren entre las dos ciudades era barato, por lo que desde los 13 años he viajado sola mucho en “El rápido y el exprés”. Sobre esto tengo muchas historias de trenes que contar. Desde siempre “El sur” me ha llamado intensamente, pero también tengo que reconocer que no sería la misma si no hubiera vivido en la gran ciudad, que te aporta cantidad de experiencias, que yo contrastaba con las de el extremo sur de la península; veía sobre todo una gran diferencia, empezando por el carácter de mi padre que se había criado en el puerto, de madre portuguesa, la forma de entender la vida, pausada, de disfrute, sencilla y austera. la figura de mi padre me influyo poderosamente, me quedo con sus valores: La justicia, la honestidad, reírse de los puritanos, su valentía y sentido común, el recibió una educación clasista y timorata que se sentía más en el sur ,pues Madrid ofrecía una variedad de estilos y formas mucho menos encorsetadas. Según fui siendo consciente me hacía sentir triste la anomia de las grandes urbes, un sentimiento de soledad que acompaña a la muchedumbre en la gran ciudad, yo veía mucho más humano y amable la forma de vida en el sur y desde muy joven decidí vivir aquí, en el sur, criar a mis hijos en esta tierra; recuerdo claramente que no quería tener hijos en Madrid. Soy de la época de “La ciudad me mata” y ese era el sentimiento, controvertido porque la movida madrileña de los 80 me pillo en Madrid y eso fue impresionante, vivirlo fue como un fulgor en medio del gris predominante. Podría contar mucho y amenazo con hacerlo algún día pues esta época tiene mucha sustancia, fue un cambio radical desde una educación de elite franquista en un colegio de monjas>las Irlandesas de BVM> donde tuve de compañera a la esposa de nº ministro de justicia; el día del atentado de ETA a Carrero Blanco yo estaba en clase a menos de un kilometro del colegio de los Jesuitas a donde iban mis hermanos menores y donde cayó el coche que había volado por los aires, las monjas nos asustaron con aires de guerras pues mi compañera María del mar era hija de Utrera Molina que acompañaba a Carrero Blanco a misa. Recuerdo vivamente volver a casa antes de acabar el horario de clase, llorando, llevando a mis hermanas y primas de vuelta a casa, era la mayor.Nosotras solo sabíamos lo que nos contaban y el mundo estaba cambiando rápidamente.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s