deSAStre en el SAS

1382807475698

deSAStre en el SAS

 

Paradójicamente, la anunciada contratación anual y al 100% de los profesionales sanitarios calificados como “eventuales estructurales” del Servicio Andaluz de Salud (SAS), ha traído consigo la desestructuración de muchos servicios sanitarios que hasta ahora el SAS ofrecía, ha hecho añicos  la gestión por competencias profesionales, ha destrozado a los equipos interdisciplinares de trabajo existentes y ha desplazado del centro del tablero la debida atención a los pacientes, que hasta ahora se entendía como el eje primordial del servicio sanitario, o al menos de ello se vanagloriaban las sucesivas Consejerías de Salud de Andalucía.

La “gran noticia” de la contratación de los profesionales eventuales estructurales del SAS a jornada completa y 100% del salario anunciada el pasado 28 de Enero, ha ocasionado un caos organizativo y un  despropósito tanto para  los profesionales como a los propios servicios  del SAS.

Muchos  profesionales han sido  “cesados”, eufemismo de despedidos, tras 5, 6,..10 años de trabajo continuado en su puesto de trabajo, otros han cambiado su condición de estructurales y han firmados contratos menores, y  muchos de los que han sido afortunados y pueden seguir siendo “eventuales estructurales” lo hacen con la  amargura de saber que sus compañeros han sido injustamente tratados y con la inseguridad que este sistema de contratación novedoso y arbitrario les ha creado para lo sucesivo.

¿Por qué ocurre todo esto? En primer lugar, el SAS, para regularizar las contrataciones, ha creado una bolsa única para todos los profesionales sanitarios, pero los criterios de baremación son injustos porque no tiene actualizados los datos de todos los profesionales, motivo por el cual, este sistema ha sido denunciado por la Asociación de Eventuales del SAS.

Pero además de los innumerables errores de baremación, la permanencia en el mismo trabajo de forma continuada  es valorada de menor forma que los cursos realizados en entidades privadas,  sindicatos o universidad, convirtiendo el acceso a la profesión sanitaria en una carrera mercantilista en la que los  créditos se consiguen aproximadamente a  60 o 70 euros por curso, creando una desigualdad en función del poder adquisitivo, de la financiación de los laboratorios o de la orientación y valores de los profesionales,  ya que en muchos casos estos cursos, que son  la mayoría online,  no aportan capacitación real para el puesto de trabajo. Facultativos con más años trabajados han perdido su condición de “eventual estructural”, desplazados por otros que han terminado la residencia años después que estos. Por otro lado, enfermeras, matronas y profesionales de la salud mental, entre otras especialidades, que optaban a través de su bolsa de trabajo específica han sido “cesadas”, por no estar dichas especialidades aprobadas por la comisión general de especialidades e incluidas en dicha Bolsa general.

Las prisas con las que se ha aplicado esta medida ha creado el caos en los servicios, creando un segundo elemento  de desigualdad al aplicarlo de manera diferentes según los centros hospitalarios, mientras que unos han optado por dicha bolsa general, otras han convocado las plazas por perfil, y las que lo han hecho por bolsa, han ofertado las plazas en diferentes tiempos  ocasionando un trasiego de profesionales de las diferentes provincias andaluzas, ya que las plazas y contratos ofertados no pueden ser rechazados aun estando fuera de su provincia por estar este rechazo penalizado, viéndose obligado el profesional de la salud en cuestión, a abandonar su puesto de trabajo y su ciudad de manera urgente y precipitada.

Por si esto fuera poco, hay que constatar que los profesionales no han conocido su situación laboral hasta el último día de la puesta en marcha de esta medida, terminando la jornada el  pasado viernes  a las 3 de la tarde sin saber si el lunes iban a renovar, o en el caso concreto de las urgencias del Hospital Clínico  de Puerto Real, siendo desmantelado éste en el 70% del servicio sin previo aviso, los profesionales de la salud afectados aun el sábado no sabían si iban a trabajar el domingo. Esta situación de caos y de descontrol ha sido generalizada en toda Andalucía.

Pero es que el problema no queda aquí, es un punto y seguido, ya que esta situación se repetirá anualmente, y los profesionales sanitarios estarán más ocupados en “comprar” cursos acreditados y especular con qué curso vale más, que en atender a los pacientes. Los profesionales sanitarios han pasado de ser compañeros de la causa de la salud de los andaluces y andaluzas a ser simples competidores, jugándose su puesto de trabajo en función de unos méritos ajenos a su capacitación profesional. Se ha introducido un sistema que no favorece el trabajo en equipo, la gestión por competencias profesionales y las capacitaciones específicas tan valoradas teóricamente por la Consejería de Salud .

Los perjudicados no son solos los profesionales sino también  todos los ciudadanos. Los pacientes se han encontrado en estos días con un baile de profesionales desorientados intentando acoplarse a su servicio y mirando de reojo al compañero/competidor, no le vaya a quitar el puesto de trabajo.

El Servicio Sanitario Público, tiene la obligación de aplicar  la legalidad, y la contratación del personal público tiene que  garantizar los preceptos constitucionales, pero de una manera ordenada y justa, con el objetivo de contratar a los mejores disponibles para cada puesto.

No es fácil resolver este problema, se entiende, pero tal vez la participación de los profesionales y los usuarios en la realización de los criterios de   selección, y por supuesto la transparencia en los procesos de selección hubiesen ayudado bastante, sin olvidar que, además de la capacitación en su área específica se necesitan profesionales con vocación de servicio público.

Es lo que ocurre cuando se gestiona  a golpe de medidas electoralistas. LO JUSTO se convierte en INJUSTO, y atenta contra  el derecho de los ciudadanos y de los profesionales con verdadera vocación de servicio público.

 

María Merello

Coportavoz de EQUO Cádiz

Tlfno: 661 720 041

Anuncios

Acerca de Entre Madrid y Cadiz

Me crie en una familia numerosa, soy la mayor de 9 hermanos; mi infancia ha sido muy significativa para mí por varias razones, fue una infancia feliz, rodeada de una familia extensa, con muchos primos, masculinos porque los más próximos por edad a mí, tanto de hermanos como primos son varones, chicas, las primas del Puerto, con mi primera hermana me llevo 5 años, de chica siempre deseaba que crecieran pronto para que jugaran conmigo al elástico y a la comba; para mí “las niñas” . Me crié en Madrid y siempre de niña tenía el trasiego entre Madrid y el Puerto, Como éramos familia numerosa, de 1ª grado, el tren entre las dos ciudades era barato, por lo que desde los 13 años he viajado sola mucho en “El rápido y el exprés”. Sobre esto tengo muchas historias de trenes que contar. Desde siempre “El sur” me ha llamado intensamente, pero también tengo que reconocer que no sería la misma si no hubiera vivido en la gran ciudad, que te aporta cantidad de experiencias, que yo contrastaba con las de el extremo sur de la península; veía sobre todo una gran diferencia, empezando por el carácter de mi padre que se había criado en el puerto, de madre portuguesa, la forma de entender la vida, pausada, de disfrute, sencilla y austera. la figura de mi padre me influyo poderosamente, me quedo con sus valores: La justicia, la honestidad, reírse de los puritanos, su valentía y sentido común, el recibió una educación clasista y timorata que se sentía más en el sur ,pues Madrid ofrecía una variedad de estilos y formas mucho menos encorsetadas. Según fui siendo consciente me hacía sentir triste la anomia de las grandes urbes, un sentimiento de soledad que acompaña a la muchedumbre en la gran ciudad, yo veía mucho más humano y amable la forma de vida en el sur y desde muy joven decidí vivir aquí, en el sur, criar a mis hijos en esta tierra; recuerdo claramente que no quería tener hijos en Madrid. Soy de la época de “La ciudad me mata” y ese era el sentimiento, controvertido porque la movida madrileña de los 80 me pillo en Madrid y eso fue impresionante, vivirlo fue como un fulgor en medio del gris predominante. Podría contar mucho y amenazo con hacerlo algún día pues esta época tiene mucha sustancia, fue un cambio radical desde una educación de elite franquista en un colegio de monjas>las Irlandesas de BVM> donde tuve de compañera a la esposa de nº ministro de justicia; el día del atentado de ETA a Carrero Blanco yo estaba en clase a menos de un kilometro del colegio de los Jesuitas a donde iban mis hermanos menores y donde cayó el coche que había volado por los aires, las monjas nos asustaron con aires de guerras pues mi compañera María del mar era hija de Utrera Molina que acompañaba a Carrero Blanco a misa. Recuerdo vivamente volver a casa antes de acabar el horario de clase, llorando, llevando a mis hermanas y primas de vuelta a casa, era la mayor.Nosotras solo sabíamos lo que nos contaban y el mundo estaba cambiando rápidamente.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s