ESTO ES LO INVIOLABLE. Y NO ESTÁ SIENDO DEFENDIDO; ESTÁ SIENDO ATACADO.

 

 
Vi nuestro Congreso de los Diputados blindado, en una imagen que correspondía más a un campo de concentración o a un país en vías de desarrollo.

Con un despliegue policial de más 1.300 agentes que nos costará solo en dietas más de 200.000 euros.

Vi policías pegando a personas mayores tumbadas en el suelo, indefensas, sangrando por la cara y la cabeza.. Pegando a jóvenes despavoridos, corriendo sin creer lo que estaba ocurriendo.

Yo tampoco me lo podía creer. Tengo 41 años y no podía creerme que tales sucesos pudieran emanar de un país “democrático” como el nuestro.

Agentes disparando a corta distancia y a discreción, pelotas de goma a personas que estaban huyendo sin agredir a nadie.

Vi a policías deteniendo a jóvenes que estaban reclamando el cumplimiento de artículos de la Constitución. Artículos sobre el derecho a la educación, a la sanidad, al trabajo, a la vivienda, a España como un Estado Social y a que la riqueza de nuestro país sirva al interés general del mismo.

Vi policías infiltrados entre los manifestantes que estábamos allí, provocando disturbios y violencia.

Las redes sociales han proporcionado muchísima información en estos días. Decenas de videos en youtube que lo muestran y decenas de fotografías que lo atestiguan.

Los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado cumplen órdenes. 

A diferencia de lo que ocurre en otros paises europeos, el 25 de septiembre la policía no mostraba sus números de placa. Y en estos días, en relación a esta cuestión, hemos podido ver videos comoeste. En el que, gracias a la presencia de los medios y las tecnologías, un antidisturbios se oculta cuando pega a un jóven y este le pide su número de placa.

Insisto, los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado cumplen órdenes. Si todos estos sucesos ocurren, la mayor responsabilidad es de las “autoridades”, al amparar la impunidad y el deshonor en dichos cuerpos.

Mientras acontecimientos como estos tenían lugar, el 25 de septiembre Rajoy se fumaba un puro en la Sexta Avenida (Nueva York). Y cuando descubrió que lo estaban fotografiando, ocurría esto.

Y mientas miles y miles de personas se manifestaban el 25 de septiembre exigiendo el cumplimiento de la Constitución, el Congreso de los Diputados rechazaba (¡¡insisto; rechazaba!!): 

  • Una moción para aprovechar los alimentos descartados por las gran grandes superficies. 171 votos en contra, 142 votos a favor y 1 abstención. 
  • Rechazaba también una propuesta no de ley para aumentar la transparencia y bajar los sueldos de los cargos públicos electos. 308 votos en contra y 6 a favor.
  • Y rechazaba también una propuesta no de ley contra el fraude fiscal. 170 votos en contra, 128 votos a favor y 16 abstenciones.

Estos datos pueden comprobarse aquí.

Destacan entre las declarciones de los miembros del gobierno las del ministro del interior, invocando “principios constitucionales” y la “inviolavilidad del Congreso“.

Y ningún político responde que aquí la institución más inviolable, motivo del funcionamiento de todas las demás, es nuestro organismo social. El bienestar, desarrollo y servicio hacia el conjunto de los ciudadanos y ciudadanas de nuestro país.

De cuyos ingresos y trabajo van a volver a salir los 11.000 millones  (un 1% del PIB) que el gobierno inyectó a los bancos en 2.011 a través del FROB y que, con total frescura da por perdidos. Estos serán contabilizados como déficit público, lo pagaremos todos nosotros/as, y los intereses correspondientes que tenían que abonarnos también se volatilizarán sin ningún tipo de responsabilidad sobre ello.

Esta deuda sí puede zanjarse sin ningún tipo de consecuencias y ante el silencio de quienes deben velar por el interés de nuestro país.

¿Es este un funcionamiento democrático?. ¡Díganmelo!. ¿Es este un funcionamiento democrático?. Rotundamente no.

En el 2.013, el pago de ¡¡los intereses de la deuda!! será el segundo mayor gasto del Estado, una suma que asciende a 38.590 millones de euros. Es decir, regalaremos con nuestro trabajo a todas las entidades financieras que están especulando con nuestra deuda soberana, en su juego de prima de riesgo, una suma que equivale al gasto de todos los ministerios. Por establecer solo una de las abominables comparativas.

Es una suma de dinero superior al dinero que destinamos para pagar a todo el personal de la administración del Estado consolidado.

¿Se hacen una idea de la dimensión de la que estamos hablando?.

¿Es esto un funcionamiento democrático que revertirá en beneficios para la ciudadanía?. ¡Rotundamente no!.

Nada de todo este dinero va a revertir en un aumento de nuestro bienestar como país. Como estamos viendo es todo lo contrario. Revierte en un aumento de sacrificio para la ciudadanía. Mientras una serie de criminales financieros se están haciendo inmensamente ricos.

Ese dinero va a manos de los prestamistas que continúan enriqueciéndose de un modo absolutamente ilícito.

Esta no es la gestión que le hemos encomendados a estos representantes “democráticos”.

Más que el Congreso de los Diputados, inviolables son los intereses de la ciudadanía de nuestro país. Y estos no están siendo defendidos; están siendo atacados con una crueldad que parece no provenir de personas con sentimientos y sensibilidad humanas.

Déjenme recordarles un último dato: Rajoy ganó las últimas elecciones generales en 2.011 con10.830.693 votos.

Según datos oficiales del Ministerio del Interior la suma de abstenciones, votos nulos y votos en blanco (el voto protesta) en esas elecciones generales fue de 10.361.756 votos.

Curiosamente, y según Wikipedia, el dato de abstención se eleva a los 11.113.099. Es decir, hubo más ciudadanos/as que se abstuvieron, que número de votantes a Rajoy.

Si, siguiendo los datos de Wikipedia hiciéramos la suma anterior de abstención, nulos y blancos, el resultado alcanzaría los 11.764.115.

Nosotros/as somos el organismo inviolable. Y no estamos siendo defendidos; estamos siendo saqueados. Y las consecuencias de este inmenso saqueo solo estamos comenzando a verlas.

Cualquier economista o intelectual con un mínimo de honradez sabe que, los datos y estimaciones que se están manejando van a tener unas consecuencias pavorosas para la ciudadanía española.

Juan Luís Rodríguez. juanitolui@yahoo.es 

 
Publicado por socialsocial.es en 14:12
Anuncios

Acerca de Entre Madrid y Cadiz

Me crie en una familia numerosa, soy la mayor de 9 hermanos; mi infancia ha sido muy significativa para mí por varias razones, fue una infancia feliz, rodeada de una familia extensa, con muchos primos, masculinos porque los más próximos por edad a mí, tanto de hermanos como primos son varones, chicas, las primas del Puerto, con mi primera hermana me llevo 5 años, de chica siempre deseaba que crecieran pronto para que jugaran conmigo al elástico y a la comba; para mí “las niñas” . Me crié en Madrid y siempre de niña tenía el trasiego entre Madrid y el Puerto, Como éramos familia numerosa, de 1ª grado, el tren entre las dos ciudades era barato, por lo que desde los 13 años he viajado sola mucho en “El rápido y el exprés”. Sobre esto tengo muchas historias de trenes que contar. Desde siempre “El sur” me ha llamado intensamente, pero también tengo que reconocer que no sería la misma si no hubiera vivido en la gran ciudad, que te aporta cantidad de experiencias, que yo contrastaba con las de el extremo sur de la península; veía sobre todo una gran diferencia, empezando por el carácter de mi padre que se había criado en el puerto, de madre portuguesa, la forma de entender la vida, pausada, de disfrute, sencilla y austera. la figura de mi padre me influyo poderosamente, me quedo con sus valores: La justicia, la honestidad, reírse de los puritanos, su valentía y sentido común, el recibió una educación clasista y timorata que se sentía más en el sur ,pues Madrid ofrecía una variedad de estilos y formas mucho menos encorsetadas. Según fui siendo consciente me hacía sentir triste la anomia de las grandes urbes, un sentimiento de soledad que acompaña a la muchedumbre en la gran ciudad, yo veía mucho más humano y amable la forma de vida en el sur y desde muy joven decidí vivir aquí, en el sur, criar a mis hijos en esta tierra; recuerdo claramente que no quería tener hijos en Madrid. Soy de la época de “La ciudad me mata” y ese era el sentimiento, controvertido porque la movida madrileña de los 80 me pillo en Madrid y eso fue impresionante, vivirlo fue como un fulgor en medio del gris predominante. Podría contar mucho y amenazo con hacerlo algún día pues esta época tiene mucha sustancia, fue un cambio radical desde una educación de elite franquista en un colegio de monjas>las Irlandesas de BVM> donde tuve de compañera a la esposa de nº ministro de justicia; el día del atentado de ETA a Carrero Blanco yo estaba en clase a menos de un kilometro del colegio de los Jesuitas a donde iban mis hermanos menores y donde cayó el coche que había volado por los aires, las monjas nos asustaron con aires de guerras pues mi compañera María del mar era hija de Utrera Molina que acompañaba a Carrero Blanco a misa. Recuerdo vivamente volver a casa antes de acabar el horario de clase, llorando, llevando a mis hermanas y primas de vuelta a casa, era la mayor.Nosotras solo sabíamos lo que nos contaban y el mundo estaba cambiando rápidamente.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s